jueves, 14 de mayo de 2009

Razones...

Por motivos de la escuela, he tenido mi blog un tanto abandonado, la razón principal es que una materia me estaba absorbiendo toda la energía de escritura, afortunadamente aquí esta el resultado, espero que lo disfrutan:


Entre Constitucionalistas Y Convencionistas. Una Ciudad Dominada Por Las Pasiones Revolucionarias.

Por J. David Batista Rodríguez.
Estudiante de Lic. En Historia

La madrugada del 29 de julio de 1914, ella dormía placidamente entre nubes de algodón, con sueños de paz y prosperidad. Pero este era sólo un sueño, pues la ciudad despertaría con las pesadillas de la guerra… los carrancistas habían entrado a la capital de estado de Querétaro.

Cuando el alba aún no iluminaba la ciudad y por decreto de General Pablo González, Jefe del Cuerpo del Ejército del Noreste, eran destituidos los poderes del estado imponiendo como presidente municipal al constitucionalista Alfonso Camacho en sustitución de Luis A. Olvera. Junto con esta imposición llegó la “promesa” de que se respetarían las creencias y las propiedades de la población.

Esta ciudad viviría en los dos siguientes años atrapada por sus pasiones de odio y amor hacia los constitucionalistas y convencionistas que se disputaban el poder en esta nación convulsionada por los horrores de la guerra.

El primer sentimiento que conoció la población de Querétaro durante la guerra fue el odio hacia los constitucionalistas venidos del noreste y noroeste del país, al mando de los generales Pablo González y Álvaro Obregón respectivamente, por todas las vejaciones sufridas a sus creencias y su patrimonio religioso.

La desesperación llegó después, en 1914, al no poderse defender de los saqueos, los préstamos forzosos y los robos a sus casas y sus haciendas cometidos por los constitucionalistas. Nuestra ciudad estalló, literalmente, de alegría al saber que los constitucionalistas huían despavoridos al paso de los villistas que venían del noroeste del país.

La alegría duró poco, ya que el tercer jinete del Apocalipsis se paseaba por la ciudad como si estuviera en su propia casa. Fueron muchos los que sufrieron las hambrunas provocadas por el saqueo de los carrancistas y el estado generalizado de guerra que se vivía en todo el país. En este mismo año y durante la presencia de los convencionistas las cosas no cambiaron mucho, ya que ellos implantaron impuestos para poder mantener a su ejército.

La ciudad de Querétaro “festejó” el año nuevo de 1915 bajo el efímero gobierno de los convencionistas o villistas que abandonaron la plaza, como lo hiciera la primavera, ante el inminente regreso de los constitucionalistas.

El constante cambio de poder, los préstamos forzosos, los saqueos, los impuestos exagerados y los agravios cometidos por ambos bandos impulsaron a la clase media y acomodada de la ciudad a exiliarse para poder salvar el poco patrimonio que les quedaba.

El desconcierto y la desolación vivida por aquellos que se negaron a dejar su ciudad se acrecentó cuando el ejército Constitucionalista, bajo el mando del General Obregón, tomó nuevamente la ciudad. Esta vez para establecer un hospital miliar aquí que atendiera a los heridos de la batalla de Celaya.

El tifo y la viruela, propiciadas por las condiciones de la guerra, se dejaron sentir hasta 1917, ocasionando que la ciudad llorara por la muerte de sus habitantes.

Para la ciudad de Querétaro, los años 1914 y 1915 han sido de los más oscuros de su historia, los constitucionalistas y convencionistas han quedado en el pasado pero no en el olvidó de una ciudad sacudida por la guerra.


Esta articulo apareció publicado en la revista "Tribuna de Querétaro" de esta semana, si quieres leerlo es formato pdf. presiona aquí:

http://www.scribd.com/doc/15246094/Tribuna-493

Sin más por el momento me despido, atte. El Loco.

5 comentarios:

Geisha dijo...

¡Qué chido estudiar historia!!!!
Saludos.

DIANA dijo...

Que interesante!
la verdad a mi la Historia si me ha interesado aunque hay muchas cosas que del mismo México ignoro, pero es un buen modo de conocer mas, visitando blogs.

Felicidades! ya estan publicando tus escritos??...woooww...!!


Saludos!

Botica Pop dijo...

muy bueno!
y se ve aún mejor en la versión original!
dice aqui el cohabitante de la casa (el que habla, o sea no el chato, el otro). bueno, dice que te felicite de su parte.

los costos de estar en el centro de la historia, no? te caen encima los jinetes.

te quiero mucho.

Guapólog@ dijo...

Me gusta mucho la narrativa que tienes: párrafo tras párrafo, desgracia tras desgracia nos cuentas todo sin juzgar. Eso es lo que hace un buen historiador!

Felicidades, saludos

Simone

Wolfrod dijo...

Felicidades por ese articulo publicado en Tribuna de Querétaro. Me gusta mucho tu estilo y te digo que pocos tienen el talento de escribir asi. Ahora tienes el compromiso de perfeccionar tu estilo y darte a conocer en otras publicaciones. Felicidades y suerte